volver 2006
Pagina oficial avt



Poesía para el 11M

Bella ciudad ensangrentada
rostros que no volveremos a ver
madrileños quemados en el tren.

Muerte silenciosa y callada
sangre derramada sin sentido.

Malditos asesinos
que dejáis en las vías muertas
que esperáis del tren sin destino
odio, huérfanos, viudas, mentiras.

Eso es lo que os han enseñado
mentiras, ideales engañosos.

Malditas religiones falsas
esto no es lo que
los profetas os han enseñado.

La sangre derramada. no es religión
manos mutiladas, rostros sin caras
que esperáis de los vivos.

Ya que los muertos dejaron de hablar.
que esperáis en el cielo
que os coja con las manos abiertas vuestro dios
por lo que habéis hecho.

Que le dirá vuestro dios
al dios de los asesinados.
y aquí entre los que aun estamos medio vivos
qué esperan los gobiernos para parar esto.

Sólo hay intereses, dinero negro,
como el petróleo
como el luto que ellos no han podido parar
o han mirado al lado de los intereses

Sólo os preocupa el poder,
subir, y subir más arriba.
pero, llegaréis tan alto,
que llegaréis al lado de todos los asesinados.
y veréis sus caras, esas que habéis destrozado.

 

 

Diego Pedrosa


VIVE

Hay espacios sin llenar en ti,
huecos rotos que caen en el olvido,
uñas sin carne que sujetar,
líneas sin fronteras en las manos.

Me dices que no tienes paz,
me comentas que morirás,
que los celos mueren en ti.

El olvido es la frontera del pasado,
los recuerdos, presente de llantos;
el amor, los sentimientos muertos;
vive, que el hoy no existe en ti.

-.-.-.-.-.-..-.

 

SOLA

Carne húmeda en la sombra,
relojes sin horas fijas en punto,
viento que sopla en calma,
hoy te he visto sola, en pie.

No quiero contar los minutos rotos
en órbitas infinitas curvadas,
ya que siempre volverás al mismo punto
sin sentido aislado en mis rodillas.

Sólo te contaré que te vi sola
en medio de la oscuridad
en polvos cósmico sin estrellas.

Hay cosas que mejor dejar pasar
como los latidos de de las estrellas,
pero sólo en las noches nubladas.

-.-.-.-.-.-..-.

 

TUMBA ABIERTA

He visto huesos torcidos en la caja,
aires del pasado quedaron en ellos
en maderas carcomidas por el tiempo.

Sentí dolor ajeno en su presencia,
ganas de salir de las ruinas caídas.

Cuánto tiempo pasó, siglos en mí,
minutos en él, presentes ausentes.

Sentí morir por dentro, salir de mí,
lágrimas en arena seca cegaban mis ojos,
amigos lejanos olvidados.

Ayer fue carne, hoy huesos partidos;
niño sin juguete, alma en paz;
hoy jugaré contigo, mañana dios dirá.

-.-.--.-

 

TUMBAS CERRADAS

Bailes en noches dormidas,
besos en espejos claros,
amores en tinieblas oscuras,
eso espero de la vida.

Morir por sentir la vida,
comer para el dolor,
amar por callar rumores.

Sentir el aliento en nucas vacías,
culturas opuestas de muertes violentas,
brillos oscuros de estrellas apagadas,
lástimas de guerras de vivos muertos,
tumbas cerradas con puertas sin candados.

Qué siento si muero hoy,
qué gano si vivo mañana,
qué espero si no hay nada más
ni aquí ni allá, mentiras otra vez más.

-.-.--.-

 

SENTADA EN LA SALA DE ESPERA

Sentada está, esperando con dolor
un aliento de tranquilidad mentirosa.

Sus ojos perdidos en la historia del pasado,
qué tiempos, qué juegos de niña en el patio
qué amores perdidos y otros ganados.

La miro, su mirada en el aire,
mis ojos clavados en su mente.

Mueve los pies, como si quisiera
dar un adiós al presente cercano.

Pero la vida la tiene atada en la silla
de la espera maldita de voz desconocida.

La dejo, me tengo que ir,
no quiero oír llantos de esperanza lejana.

-.-.--.-.-.-.-.-..

 

MUERTE I

Hoy la he visto de nuevo,
sigue con su negro cuerpo,
sin ojos, sin aire en su boca partida.

Paseaba por la sala de espera
buscando cuerpos que llevar,
vi que se acercaba a mi lado,
se sienta junto a mí,
me mira sin ojos,
ríe sin cara,
la ignoro, tapa con su capa
el alma lindante a mí.

Dolores, pasé,
ya no salió más.

.-.-.-.-.-..

 

MUERTE II

Amanece en ti la soledad,
sumerge la oscuridad;
negros pelos rotos en el aire,
lenguas partidas en cristales.

Manos torcidas por el tiempo,
venas de ríos sin cauces,
almas vagando sin horizontes.

Quién eres, maldita muerte,
que no paras de morir acompañada.

-.-.-.-

 

VIVIR EN EL PASADO

No quiero pensar en el mañana,
quisiera quedarme en el aire,
no sentir nada, muerto en mí.

Pisar las hojas caídas de otoño,
las nieves de inviernos,
mirar detrás de los dedos el sol,
entre los pies la luna.

El reflejo de la luz oscura de tu pelo,
risas húmedas en mares salados,
lágrimas secas en ríos azules
desembocando en tu cuerpo,
que beberé, pausadamente,
mientras viva en mí el pasado.

-.-.-.-.-.

MADRE

Quisiera permanecer como niño,
como ausente en tu presencia,
cenas frías en mesas calientes,
carbón seco de leña cálida.

Miro tus ojos llorosos por el tiempo,
de amores en el tiempo pasado.

Quisiera volver atrás y besarte,
será como acariciar la luna llena,
ver tu sonrisa de juventud madura,
de niña con juguetes perdidos.

Volver atrás, soñar de nuevo,
vivir lejano el futuro cercano,
huir de los muertos vivientes,
de mentiras piadosas, verdades oscuras.

Quisiera volver y no regresar atrás,
mirar detrás de los visillos sin tela,
en lunas llenas de amarillos manteles.

-.-.-.-.

 

MADRE II

He de dormir,
mañana moriré otra vez,
hoy basta ya de sufrir.

Miraré entre las rejas del ayer,
quizás visualice los espejos clavados
en las rocas de mi infancia,
en la arena de los besos
de juegos de tabas perdidas.

Madre, no me llames mañana, que es domingo,
déjame un ratito más en mis sueños,
quizás el lunes despierte y vuelva a ver
las rejas de espinas clavadas en mi espalda.

Madre, un café en taza de papel,
un pañuelo, un beso;
déjame un ratito más;
un domingo de lluvia.

-..-.-.-.-.

 

Poesías para el 11M

Diego Pedrosa





VOLVER A PÁGINAS NUEVAS

Volver Página Princopal