DEDICADO A
Mi Cuñado Favorito
Fernando García Lázaro

 

 
Tardes de cines en San Blas

Goleada, ha salido la goleada.

Domingos de cine y besos oscuros
Esperando el último suspiro

Goleada ha salido la goleada

Jóvenes abrazados salen
Besos lejanos detrás
Futuros sueños quedarán

Venid, venid, niños aquí,
Dame una;
Dos pesetas señor.

La goleada ha salido la goleada

Salen los dos abrazados
Con sus gafas nuevas
Diego, Diego, ven,
Cómo vas muchacho,
Bien, casi la mitad,

Un beso de Charo, una palmadita de él
Unas cuantas goleadas menos en manos frías.

La goleada ha salido la goleada.

 

El tiempo pasa en el infinito lejano
En sentimientos apartados de mi ser.
Recuerdos momentos cercanos en países lejanos
Apartados de las raíces maternas.

Hoy igual que ayer suspiro aliento húmedos
En parajes de humos verdes en hierros calientes.

El ser que nos dejas queda grabado en piel
De hombre rudo de persona sin maldad.

Ríos de peces esperan el regreso
En tormentas cálidas esperando el momento
No tengo prisa, ya que instante ha de llegar
Y todo en su relámpago justo, instante quieto.

Nada queda en el espacio vacio
Todo se va en el lugar, todo llega
Nada queda, todo huele a carne
Y suspiros y muero en la espera.

Cuando suena el fuego, mis recuerdos vuelan
Mi alma desespera por volver al lugar
De ríos llenos de cálidos manantiales.

 

Ay de mi alma
Alejada de mis sentimientos.

Huesos rotos en aire seco
Suspiros que me alejan de vosotros
Me acercan a ellos.
Ay de mi alma
Alejada de mis sentimientos.

 

Somos espejos rotos sin cristales
Dientes sin raíces
Huesos sin carne.

Pasa despacio el  instante
Esperando vacios llenos de nada.

Manos huecas sin nada que llevar
Lugares sin aire que respirar.

Nada queda en el vacio roto
Todo queda en la nada llena

 

Si pudiera regresarte pescaríamos
Peces de salmones grises sin huevas.

Navegaríamos por espacio llenos de abundancia
Sin llenar el estanque sin agua;
Paredes sin yeso escayolas sin hilos
Cañas sin anzuelos, ojos sin vistas.

Nada queda en el vacio azul
De montañas sin rocas
De valles sin rosas
De lejanos
Países
Vacios.

Besos, quiero muchos besos
Y llevarme mis cañas
Esperar, respirar, besar.

 

Te quedas llena vacía por dentro.
Respirando recuerdos
de llantos cercanos.

Tranquila, me he quedado tranquila
Suspiros por dentro,
alejados de la vista.

Pasaremos de largo el lugar
y regresar a los lugares que olvidé.

Quedan los huesos rotos aquí
y atados en hilos de seda transparentes.

Vestidos y pantalones sin planchar
y mesas calientes sin cables.

Ay de aquellos que olvidan
qué poco les quedan.

Somos hilos sin atar
escabeche en aceite frio
esperando el tazón que hay que tapar.

Desde Alemania

 

 

 

 

 

Volver 2007

Volver Página Princopal