MAYO
 

Eres el manantial que sacia mis venas
Calma mi sed en el desierto de la vida.

Quisiera estar junto a ti, al lado de ti
Muy cerca de ti, y saborear el olor
De tu cuerpo húmedo de la mañana.

Igual que el rocío en mis labios secos.
Cuanto tiempo he de esperar
Para cubrir mi cuerpo con tus gotas
No pasa un instante que desespero
Muerto en el Sahara de la vida
Esperando el oasis de tu alma

 

Cada vez que te miro, quisiera parar el tiempo
acercarme a tu lado y besarte,
acariciar tu pelo, tus manos, tu vientre.

Son instantes, segundos que pasan
pero una eternidad en mis sueños
en mi tiempo parado sin movimiento aparente.

Eres una diosa cercana,
y como tal, sin poder tocarte
ni el tiempo parado, me acercaría
prefiero contemplarte, mirarte
y besarte en mis sueños cercanos.


 

 Y pensar que no te besare,
vivir en el tiempo que vives
ý no poder tocarte.

Hay sufrimientos que llevan
a la muerte,
mi vivir me llevará  al sufrimiento

Pasan los días y no te tengo
pasan semanas y muero,
los meses son siglos
cada año, muero sin ti.

Los sueños son cada vez pesadillas
de poder tenerte y despertar solo,
besar tus labios en el aire
tocar tu cuerpo en sábanas húmedas
de espacios vacios.

Que me estás dando amor mío
que no puedo estar sin ti
y el silencio callado de mis ojos
lloran lágrimas secas en el desierto
de mi acantilado sin cortinas aparentes.

Oigo tu silencio lejano al pasar
te alejas cada día más,
te veo cada vez más lejos
pasan las nubes sin viento
esta carca de mí y el viento sopla

en sentido opuesto a mis pasos.

Pasarán los días sin tenerte
sufro cada instante que pasa
sueño con un milagro
el cielo no está por la labor
en otros que aceres tenemos al señor
yo, en mis olvidos de la vida,
sueños sin tenerte al mi lado.

 


Volver 2007

Volver Página Princopal