Sigo esperando la sobra que me despierte

AGOSTO 2010

Sigo esperando la sobra que me despierte

 

Sigo esperando la sobra que me despierte
Del silencio callado que llevo dentro.
Es clara mi existencia y lejana en el tiempo
Silencio callado siento en el sofá sin maderas
Esperando la llamada del silencio callado.

Toda la vida esperando
Nada llega hasta aquí.

Me llaman todas las noches
Dormido me encuentro en el instante
De tus palabras

Llamaré a mis sirenas de nuevo
Las únicas que sienten mis sueños
Las únicas que me llaman desde su silencio
Volveré a ellas, y me sumergiré en su mundo
Ya que en éste, sólo siento  la sombras grises
Esperando que calle la noche.

 

 

 
Te he querido tanto

Te he querido tanto que mi alma se quedo contigo
Siento ríos de aguas saladas por mis venas
mis labios sellados se quedaron en el último beso
mis sueños escondidos en sueños
y yo solitario por calles vacías de ríos secos.

Cuando me dejaste el cielo se cubrió de estrellas apagadas
El sol dejo de salir la luz de las estrellas se apagaron
Y mi esquina llena de sueños rotos sin hilos.

 

Que será de mi vida
Cuando me dejes.
Qué será de mis sufrimientos cuando muera
Si el silencio que me has dejado
Se pierde en las montañas de mis valles solitarios
Si me dijeras, no, mi alma se quedaría
En el vacio más absoluto de mí ser
Y el miedo miraría en mí.

Dime adiós, pero en silencio
No quiero oír tu voz
Quiero sentir tu silencio entre mis oídos muertos
Ya que así me he quedado a sentir tu vacio.
No quiero sentir más soledad
Y si fuera así,
dime que me he muerto
Detrás de tus palabras solitarias en la noche.
Calla, déjame aquí, solitario
No sigas dándome esperanzas
Que mueren en el instante de tu partida.

No sigas diciéndome te quiero,
Ya que llenas de vacios puertos quedan
No quiero, más besos llenos de culebras
Envenenadas sin antídoto.

Déjame morir sólo con el veneno de tu ausencia
despertaré en medio de la noche
Con lagartijas como tu lengua bípeda.


 

 

Si la noche muere en mí
El día nacerá entre tinieblas.

Me dices que me quede
Para qué.


No quiero sentir de nuevo
La niebla en mis huesos rotos
Ni el roció de tus labios en mi tumba
Menos aún, el beso de la muerte.


 

A pesar de todo esto, te amo
pero no me digas porqué
ya que no sé qué contestar.


Calla y deja que el tiempo bese la distancia que nos separa
verás que todo llega,
Incluso eso.

Preguntarme si te quiero
Ya que me sentiré a tu lado
no me digas que no he dejado nada
te has quedado con todo lo que he amado
más el dolor ni me has dejado llevarme.

Mira, siente la distancia lejana
verás mis lágrimas llenas de sal muerta.


No queda nada más que decir.
Preguntarme,
si te quiero
ya que me sentiré a tu lado.

 

Aunque sientas mi distancia,
verás que sólo será la sombra.


no, no quieras estar aquí,
te fuiste y te dejaste todo detrás.


Si quieres volver,
el tiempo dejo de sentir mis latidos


 

DIni

Te Quiero ANA,INES,ELENA, M.P.N.C,D,A,T,D.O,S, PUERTA 28

Poema Elegía A Ramón Sijé de Miguel Hernandez

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me
ha muerto como el rayo, Ramón Sijé,
a quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas,
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo voy
de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano está rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera,
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado,
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas,
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

 

PARA MI AMOR SECRETO

 

LIBROS QUE DEBES DE LEER

http://www.laeditorialvirtual.com.ar/

No dejéis de buscar la verdad, buscar en Internet palabras claras saber buscar…

La Gran Mentira.
La trilateral

http://elproyectomatriz.wordpress.com/compilacion-ultima-hora/junio-2010/

http://www.danielestulin.com/

......

EL PROYECTO MATRIZ

 
SI QUIERES RECORDAD EL PASADO CON DINI
---AQUI

Poesía dedicada a...

 

 


Volver 2007