Amante de sueños elejados de la realiad

28 Mayo 1955

Me queda poco tiempo para conocer el destino fijo

 

El tiempo que dejé atrás sin conciencia

El tiempo que paso en el aire
Se pierde en los recuerdos de mi ignorancia.
Que olvidos tan lejanos me llegan,
Que el tiempo parece que no paso
Y realmente se quedo en la lejanía del olvido.
Si el momento que viví se perdiera en el tiempo
dejaría de existir en mi soledad  tardía.
Silencios callados de amarguras llenas de amor,
Silencios callados en habitaciones solitarias
Llenas de pasión sin sentido aparente.
Amores he dejado en la cuneta
de momentos muertos ausentes.
Que será de mí en el momento que sienta
El olvido que pasó y no volverán.

Cando llegue el silencio de mi memoria
moriré callado, como vine a este mundo.

Me pongo a pensar en mis días de juventud
cuando vivía mi vida
Era todo lo que un hombre desearía hacer
y nunca podía ver el mañana
más nunca me dijeron sobre el dolor
¿Y cómo puedes reparar un corazón roto?
¿Cómo puedes detener la lluvia caer?
¿Cómo puedes detener el sol brillar?
¿Qué hace al mundo girar?
¿Cómo puedes reparar a este hombre roto?
¿Cómo puede alguna vez un perdedor ganar?
Por favor, ayúdame a reparar mi corazón roto
y déjame vivir otra vez.

Puedo aún sentir la brisa
que cruje a través de los árboles
y las memorias húmedas de los días que se han ido
no podíamos ver el mañana
nadie dijo una palabra acerca del dolor

 
Te he querido tanto


Te he querido tanto que mi alma se quedo contigo
Siento ríos de aguas saladas por mis venas
mis labios sellados se quedaron en el último beso
mis sueños escondidos en sueños
y yo solitario por calles vacías de ríos secos.

Cuando me dejaste el cielo se cubrió de estrellas apagadas
El sol dejo de salir la luz de las estrellas se apagaron
Y mi esquina llena de sueños rotos sin hilos.

 

Que será de mi vida
Cuando me dejes.
Qué será de mis sufrimientos cuando muera
Si el silencio que me has dejado
Se pierde en las montañas de mis valles solitarios
Si me dijeras, no, mi alma se quedaría
En el vacio más absoluto de mí ser
Y el miedo miraría en mí.

Dime adiós, pero en silencio
No quiero oír tu voz
Quiero sentir tu silencio entre mis oídos muertos
Ya que así me he quedado a sentir tu vacio.
No quiero sentir más soledad
Y si fuera así,
dime que me he muerto
Detrás de tus palabras solitarias en la noche.
Calla, déjame aquí, solitario
No sigas dándome esperanzas
Que mueren en el instante de tu partida.

No sigas diciéndome te quiero,
Ya que llenas de vacios puertos quedan
No quiero, más besos llenos de culebras
Envenenadas sin antídoto.

Déjame morir sólo con el veneno de tu ausencia
despertaré en medio de la noche
Con lagartijas como tu lengua bípeda.

 

 

Si la noche muere en mí
El día nacerá entre tinieblas.

Me dices que me quede
Para qué.
No quiero sentir de nuevo
La niebla en mis huesos rotos
Ni el roció de tus labios en mi tumba
Menos aún, el beso de la muerte.

 

 

A pesar de todo esto, te amo
Pero no me digas porqué
Ya que no sé qué contestar.
Calla y deja que el tiempo bese la distancia que nos separa
Y  verás que todo llega,
Incluso eso.
Preguntarme si te quiero
Ya que me sentiré a tu lado
No me digas que no he dejado nada
Te has quedado con todo lo que he amado
Más el dolor ni me has dejado llevarme.

Mira, siente la distancia lejana
verás mis lágrimas llenas de sal muerta.
No queda nada más que decir.
Preguntarme,
si te quiero
ya que me sentiré a tu lado.
Aunque sientas mi distancia,
verás que sólo será la sombra.
No, no quieras estar aquí,
te fuiste y te dejaste todo detrás.
Si quieres volver,
el tiempo dejo de sentir mis latidos

 

 

 

Sueños despiertos en la sombra

DIni

Te Quiero ANA,INES,ELENA, M.P.N.C,D,A,T,D.O,S, PUERTA 28

Poema Elegía A Ramón Sijé de Miguel Hernandez

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me
ha muerto como el rayo, Ramón Sijé,
a quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas,
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo voy
de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano está rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera,
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas
y tu sangre se irá a cada lado,
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas,
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

 

PARA MI AMOR SECRETO

 

Busco una esperanza en el silencio de tus palabras,
quiero sentir el amor en tu silencio callado,
mejor que no sentir nada en tus palabras.

Quisiera tenerte entre mis brazos,
sentir de nuevo el placer
olvidado del amor de juventud.

Cada vez que te veo, llora mi corazón
por no tenerte, no poder abrazarte
ni mucho menos amarte.

Qué será de mi sufrimiento
cuando esté solo,
te recordaré con dolor de madre
en la pérdida de un hijo.

Ése es el dolor que siento, cuando no te tengo;
me calmo al pronunciar tu nombre en alto,
pero siempre sólo,
a diferencia cuando te tengo cerca,
pronuncio tu nombre, pero en silencio.

Me equivoqué en el tiempo,
debí de nacer en otra época,
quizá, en ella, te tendría.

Qué dolor se siente
cuando se ama a la persona
que no pude ser.

Si pudiera cambiar el tiempo,
te llevaría dentro de mi.

 

 

Quizás un día llegue el beso

 

Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo,

no procuran la transmisión de esos conocimientos

MIGUEL DE UNAMUNO

 

 

EL PROYECTO MATRIZ

 
SI QUIERES RECORDAD EL PASADO CON DINI
---AQUI
HAY ALGO OCULTO




Algún día cogeré la puerta 28 de salida con destino al lugar que nunca debí salir.
El lugar de Ur, es como un atardecer en otoño en San Petersburgo (donde está mi Amiga Nadiuska) quisiera salir por esa puerta 28, pero hay algo que me retienen aquí, no consigo averiguar el motivo, y es un dolor interno que me para el corazón  algunos instantes.

Quisiera contaros que después de todos los sentimientos que me he quedado en la estancia después de 290 años con vosotros, he aprendido que el ser humano sigue en el nivel 2, pero que a la vez su corazón tiene niveles superiores al 10 que usamos nosotros, por esa razón llegaréis a dicho nivel con el tiempo.


Hoy es uno de esos días que tengo el corazón parado, no corre la sangre por mis venas tengo todo parado menos los pensamientos, un día de lluvia atardece ya en colmenar viejo apenas pasan coches y menos seres, pues sí es un día de esos que me llega cuando mi ojos ven cosas que otros ojos no ven o no quieren ver.


Hoy he estado haciendo de fotógrafo en un centro para discapacitados, he visitado dicho centro con varias personas y algún que otro famoso, he hecho unas seiscientas fotos, todos ellos quería posar con el jugador, y yo encantado de disparar el instante.


He vivido el amor de los de verdad, esas sonrisas que apenas se ven en las calles, esos besos que ya quisieran los enamorados, (se parecen a los de las madres), y después de la sesión de fotos cuando ya todo llego a su calma, me pase por el comedor y estaban comiendo, me senté al lado de una  preciosa niña, (La llamaré Ana) y comenzamos a tener una conversación que mi alma se quebraba.

Hola, cómo te llamas.
-Diego
Yo Ana,
Encantado Ana, eres una niña preciosa, (se puso roja).
Gracias, tú también eres guapo.
Cuántos años tienes
Muchos Ana, muchos,
Yo 25, Tienes novia,

Poesía dedicada a...

 

 


Volver 2007

Volver Página Princopal