6 de junio de 2002

COMUNICADO DE PRENSA

Siria: La libertad de expresión, amordazada

Durante los últimos 18 meses, las autoridades sirias han redoblado las medidas destinadas a restringir la libertad de expresión, según ha manifestado hoy Amnistía Internacional al publicar un nuevo informe en el que se documenta cómo en Siria los dirigentes de la oposición, los parlamentarios y los activistas de la sociedad civil, entre ellos grupos de derechos humanos, se han venido convirtiendo de manera creciente en blanco de detenciones arbitrarias practicadas por motivos políticos.

«Esta oleada de detenciones de activistas y opositores del gobierno suscita el temor de que las autoridades sirias estén tratando de retrasar el reloj para volver al pasado reciente del país, cuando millares de personas de todas las filiaciones políticas eran encarceladas y a menudo sometidas a violaciones de derechos humanos como actos de tortura, juicios injustos y ejecuciones judiciales y extrajudiciales», dice la organización de derechos humanos.

El informe de Amnistía Internacional, titulado Smothering Freedom of Expression: the Detention of Peaceful Critics («La libertad de expresión amordazada: Detención de disidentes pacíficos»), destaca los casos de 12 personas encarceladas únicamente debido a sus actividades políticas pacíficas y a que han criticado a las autoridades. Personas como Riad Seif, detenido en septiembre del 2001 tras organizar un seminario en el que un orador invitado había pedido reformas políticas y elecciones democráticas, o personas como Hussain Daoud, detenido en diciembre del 2000 -tras ser devuelto por Alemania, que había rechazado su solicitud de asilo- por cargos de mantener vínculos con grupos kurdos con base en el extranjero.

El informe también menciona el caso de Riad al-Turk, de 72 años de edad, al que actualmente se está procesando en Damasco ante el Tribunal Supremo de Seguridad del Estado por cargos entre los que se incluye el de intentar cambiar la Constitución por medios ilegales. El 19 de mayo, las autoridades sirias se negaron a conceder su autorización para que un delegado de Amnistía Internacional asistiera a este juicio como observador, y tampoco permitieron la asistencia a las vistas judiciales de representantes diplomáticos de otros países ni de miembros de la prensa.

«El único "delito" que estas personas han cometido ha sido ejercitar su derecho fundamental a la libertad de expresión. En primer lugar, ni siquiera debería habérseles detenido. Debe devolvérseles la libertad de inmediato», señala Amnistía Internacional, que considera que se trata de presos de conciencia.

Amnistía Internacional teme que a algunos de estos presos se les inflijan torturas o malos tratos y se les niegue el acceso pronto a atención médica, abogados y familiares.

Asimismo, la organización ve con preocupación el hecho de que a los presos políticos y presos de conciencia de Siria se les haya negado el derecho fundamental a ser sometidos a un juicio justo. Estos temores se ven agudizados en el caso de las personas enjuiciadas ante el Tribunal Supremo de Seguridad del Estado, cuyas actuaciones dejan a todas luces de ajustarse a las normas internacionales de independencia e imparcialidad procesal y cuyas decisiones no son susceptibles de apelación ante una instancia judicial superior.

«Las autoridades sirias deben devolver la libertad de inmediato a todos los presos de conciencia y deben asegurar que cualquiera que sea acusado formalmente de un delito común reconocible es procesado de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios justos», manifiesta Amnistía Internacional.

La organización también ha instado al gobierno de Siria a adoptar las medidas necesarias para garantizar que los agentes de las fuerzas de seguridad no infligen torturas o malos tratos a los detenidos y a ratificar y aplicar la Convención de la ONU contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Información general

En Siria hay decenas de presos de conciencia.

Tras la elección del presidente Bashar al-Assad en julio del 2000 se relajaron las restricciones impuestas a la libertad de expresión. El nuevo clima de apertura, conocido como «la primavera de Damasco», fomentó la creación de una serie de foros políticos y grupos democráticos, de la sociedad civil y de derechos humanos. Pero en febrero del 2001 las autoridades sirias impusieron una serie de restricciones a las actividades de estos foros de debate y grupos de la sociedad civil, afirmando que habían infringido las directrices dictadas por el gobierno en la materia.

\FIN
Documento público
****************************************
Índice AI: MDE 24/017/2002/s
Servicio de Noticias 94/02


Celia Zafra Cebrián
Responsable de prensa-press officer
Amnistía Internacional-España/ Amnesty International-Spain
Fernando VI, 8, 1º izda. 28004 Madrid (España)
Phone +34 91 310 12 77, ext.25 / Fax + 34 91 319 53 34
Móvil: 630 746 802
E-mail: czafra@a-i.es / E-mail 2: voluntarios.prensa@a-i.es
AI-España: http://www.a-i.es
Centro de documentación: http://www.edai.org/centro
Amnesty International on-line: http://www.amnesty.org

------------------------------------------------------------------------------------------------
MÁS EUROPA.¡MÁS JUSTA!
Campaña de AI para la Presidencia española de la Unión Europea
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Durante la Presidencia española de la UE,
tu voz tiene más fuerza
Visita nuestra web www.a-i.es y participa


PoliticaInicio

Rincon del Poeta