Volver Menú

- Mueren ocho palestinos en una incursión de blindados israelíes en un campo de refugiados de Gaza

GAZA.- Ocho palestinos han muerto y otros 25 resultaron heridos, nueve de ellos graves, en la intensa operación militar israelí en el campo de refugiados de El Bureij, en la franja de Gaza. Entre los fallecidos se encuentran una niña de 13 años y una mujer embarazada de nueve meses.

Más de una veintena de tanques y excavadoras apoyados por helicópteros Apache irrumpieron en el campo en la segunda operación de gran envergadura llevada a cabo en las últimas 24 horas en la franja de Gaza.

Fuentes de la seguridad palestina dijeron que las fuerzas armadas israelíes llegaron desde tres direcciones e irrumpieron en el campo de refugiados.

Dos viviendas pertenecientes a activistas de Hamas fueron demolidas y seis de ellos fueron apresados en sus hogares. Entre los detenidos, está el jeque Mohamed Taha, de 67 años, uno de los principales dirigentes políticos de la organización terrorista en la franja de Gaza, implicado en ataques y el contrabando de armas, según los organismos israelíes de seguridad.

Testigos aseguraron que las fuerzas armadas israelíes entraron en el campo disparando desde los helicópteros y los tanques hasta el punto que las ambulancias no podían alcanzar los lugares donde caían las víctimas y fueron los propios residentes los que las rescataron.

Operación en Nablus

Por otro lado, el Ejército israelí ha lanzado una gran operación en el casco viejo de la ciudad de Nablus, en el norte de Cisjordania. Unos 20 tanques y numerosos 'jeeps' militares tomaron posición en la zona, tras lo cual la tropa israelí impuso el toque de queda en el sector, disparando salvas de advertencia.

Además, destruyó las dos casas familiares de un activista palestino de Hamas, Fathi Ragha Ahmed Jatib, cerca de Yenin, en el norte de Cisjordania, informó la institución armada.

Jatib fue corresponsable, según la misma fuente, de un atentado suicida en Israel el 27 de marzo de 2002, ya que llevó en su coche al kamikaze que perpetró el atentado con bomba en un hotel de Netanya, al norte de Tel-Aviv, dejando 27 muertos y 64 heridos. "La demolición de casas de terroristas es un mensaje a los terroristas kamikazes y a aquellos que les ayudan en su empresa mortífera", subrayó el Ejército israelí.

El domingo, las Fuerzas Armadas israelíes irrumpieron en la localidad de Khan Yunis, en el sur de la franja de Gaza, mataron a tres palestinos, entre ellos un niño de 9 años, hirieron a más de 40 y destruyeron tres edificios.

El mundo

 

Volver Europa

Volver Página Principal